Archivo de la categoría: Conciencia

UNIDOS A NUESTRO COMPAÑERO @GofoAutor

                                                                                 pphuertavera203042013 COMUNICADO DE PRENSA

Saltillo, Coahuila. México. 2 de julio del 2013.

Ciudadanos por Coahuila es un colectivo sustentado en la vida democrática de una República  a la que percibimos como sana. Hemos recibido con desconcierto, y por la naturaleza inherente a la causa de indignación que venimos sosteniendo desde hace dos años, la noticia del retiro al que fue destinado nuestro compañero y amigo el Pbro. Adolfo Huerta Alemán.

Consideramos que lo anterior es consecuencia del plan de desprestigio que emprendió desde hace tiempo el Gobierno del Estado por ser “Gofo” un protagonista de la indignación coahuilense al descubrirse los grandes atracos e injusticias perpetrados por los gobiernos de los hermanos Moreira, y hemos tomado la decisión de solidarizarnos con nuestro hermano Adolfo Huerta Alemán (“Gofo”), ofreciendo todo el apoyo y ayuda necesaria, respetando la decisión tomada por Fr. Raúl Vera López,  pero esperando que ésta sea la mejor medida para que la sociedad saltillense pueda continuar con su despertar hacia una exigencia para obtener un buen gobierno. Indiscutiblemente en tenor de lo anterior consideramos de muy baja moral la campaña emprendida por algunos medios “visibles” desde meses atrás con notas amarillistas carentes de verdad y que han tenido toda la intención de afectar la reputación de nuestro amigo “Gofo”.

Dadas las circunstancias y los problemas de seguridad que vive Coahuila, -muchos ejecutados durante la Administración de Rubén Moreira- nos es necesario enfatizar nuestra preocupación por la integridad física del Padre Gofo, pues este gobierno ha demostrado no tener escrúpulos para atacar a quienes les han cuestionado.

Intentaremos tener un acercamiento a Fr. Raúl Vera, y ofrecerle nuestro refrendo solidario para que se impulse una investigación que permita dar solución a estos problemas causados por un Gobierno intolerante, capaz de adoptar una actitud agresiva en contra de la ciudadanía que cuestiona, critica y propone, y que orquesta por si fuera poco, una Campaña de Desprestigio hacia un Sacerdote Católico comprometido con las causas justas de la sociedad, que se manifiesta en la búsqueda de la Verdad y la Justicia en nuestro lastimado Estado.

Esperamos  que las decisiones que se tomen al respecto sean congruentes con la demanda de Justicia y Equidad,  mantendremos  las puertas de nuestro colectivo, nuestras casas y nuestras familias abiertas al Padre Gofo, que estamos seguros indiscutiblemente sabemos no se rendirá. , pues de entrada Nos oponemos a cualquier intento inconstitucional de vulnerar el derecho inalienable de cualquier ser humano a expresar su opinión y pensamiento.

 

Ciudadanos Por Coahuila

Apartidistas, Y sin intereses de poder.

TW: @CiudadanosxCoah

FB: http://www.facebook.com/ciudadanosxcoahuila

 

 

 


DETRÁS DEL HIJO DE MOREIRA

Detrás del hijo de Moreira
Por: Lydia Cacho – octubre 4 de 2012 – 22:52
Cacho en Sinembargo, COLUMNAS – 125 comentarios

No estoy dispuesta ni lo estaré nunca a celebrar el asesinado de nadie. Lo que estoy es convencida de que quienes cometen delitos deben pagar por ellos de acuerdo a las reglas jurídicas establecidas para quien incurre en conductas antisociales. Que desde los asesinos hasta quienes comete peculado deben pagar, como bien lo exige la ley, con la privación de la libertad y las multas correspondientes. Lo mismo aplica para quienes utilizando el poder que les confiere un puesto público, debilitan a las instituciones con el tráfico de influencias, llevan a cabo negocios sucios, ejercen nepotismo, lavan dinero, o robustecen sus fortunas personales dejando en quiebra a sus ayuntamientos y estados, traicionando a la sociedad entera. El mismo rasero para toda la sociedad.

Dicho lo anterior debo confesar que a mi, como a millones de personas, las declaraciones que Humberto Moreira hizo hoy me dejaron pasmada. Y sí, seré políticamente incorrecta, pero debo decir lo que muchos piensan y callan por pudor. En medio de su auténtico dolor por la trágica muerte de su hijo, Moreira es el mismo cínico de siempre. Declaró “Mi hijo es un muerto más de esta guerra, unos desgraciados le dieron dos balazos en la cabeza”. Cuando el ex gobernador que dejó a Coahuila en un estado financiero calamitoso, por no hablar de la impunidad y violencia rampante, dijo estas palabras y acto seguido aprovechó para asegurar que se le había calumniado, pero que esto sí, no lo va a perdonar.

Y debo decir que si su hijo fuera un muerto más de esta guerra, él estaría como el resto de los padres y madres, haciendo fila, lleno de ansiedad y angustia, para que la procuraduría estatal recogiera su caso antes de los otros dos mil pendientes. Si su hijo fuera otro más no hubiera sido contratado por su tío como coordinador regional de la Sedesol estatal. Si su hijo fuera una víctima más de esta guerra, seis horas después de su asesinato no habrían 23 funcionarios públicos federales coordinándose para llevar a cabo una estrategia de seguridad. Si el padre del joven asesinado fuese un hombre común, sin poder político (con averiguaciones previas abiertas y acusaciones sobre corrupción y otros probables delitos), las autoridades federales no solamente le hubiesen negado la ayuda, sino hubiesen dicho, como dicen de miles de jóvenes pobres y desconocidos que han sido ultimados en pueblos del norte del país, que seguro andaba en malos pasos, o de plano García Luna y Cárdenas Palomino lo habrían tachado como un narco más en su larga lista de muertos acusados falsamente.

Si el hijo de Moreira fuese uno más de esos miles de asesinados de esta guerra, Poiré, el mismísimo secretario de Gobernación, no le hubiera tomado la llamada al padre. Tampoco hubiese sucedido lo que sucedió: horas después de su muerte se conformó un grupo de trabajo con autoridades estatales y federales que se comprometieron a esclarecer los hechos a la brevedad posible, y castigar a los responsables. Si fueran víctimas normales, como nos asegura Moreira, no se habrían reunido en menos de seis horas Victoria Pacheco, la subprocuradora de Control Regional de la PGR, con el General Luis Arturo Oliversen, Jefe del Estado Mayor Presidencial de la Sedena y el Almirante José Santiago Valdés, Jefe del Estado Mayor General de la Armada de México. Y como no es un joven común, sino el hijo de una privilegiada clase política, también llegaron a esa pronta reunión el director general del Cisen Jaime Domingo López (responsable de la Seguridad Nacional), el Comisario de SSPF, Luis Cárdenas Palomino, y el comandante de la novena región militar, el General Noé Sandoval.

Todas las familias de jóvenes desaparecidos, asesinados y asesinadas en México saben que las personas comunes van al Ministerio Público, pero antes rezan para que las autoridades y algunos medios coludidos con ellas no publiquen algún mensaje difamatorio que mande a su familiar asesinado al cajón de los “culpables a priori” en los que la autoridad no desperdicia ni diez minutos porque descarta su derecho como víctima y le somete al juicio sumario post-mortem sin derecho a réplica.

Las y los reporteros de este país hemos escuchado demasiadas historias de familias desgarradas por el asesinato impune de sus hijos como para guardar silencio ahora. Porque sin escatimar el dolor de la pérdida que sufre la familia Moreira y la joven viuda, debo decir que este inmenso y desproporcionado despliegue de los personajes más importantes de la seguridad nacional en tan pocas horas, advierte el futuro que hemos de enfrentar. Todo parece indicar que los favores que el presidente Calderón desde ya hace al PRI no tienen límites, y nos recuerda justamente la razón por la que el país se cae a pedazos en lo concerniente a derechos humanos e impartición de justicia.

Porque las madres y los padres de las cientos de jóvenes asesinadas en Chihuahua siguen suplicado después de diez años, que la autoridad reúna lo que se reunió hoy por la familia Moreira: los elementos técnicos, científicos y humanos de mayor calidad para detener a los culpables de inmediato. Lo mismo las miles de familias que han seguido su viacrucis justiciero con Sicilia.

Esto nos lleva a preguntarnos, si las autoridades tienen esa capacidad de respuesta y prometen esos resultados ¿por qué no funciona con todas las familias? Ya sé que me dirán que porque este es un país de gobernantes corruptos y abusivos y la justicia es para quien puede pagarla. Pero esa no es la respuesta que busco, es simplemente un diagnóstico añejo y certero de las circunstancias; la pregunta es válida, porque si efectivamente es posible trabajar en equipo, juntar a los mejores elementos, llevar a cabo una análisis criminológico de alto nivel y dar con los culpables de quienes en medio de un camino rural balearon a un joven ¿por qué no replicar esa estrategia y sacar al país del marasmo de muerte e impunidad? ¿Por qué incluso en asesinatos de otros políticos no se dio este nivel de respuesta?

He visto a demasiadas familias, ricas, pobres y clasemedieras honestas sentadas en procuradurías y juzgados, llorando, restregándose las manos de ansiedad y angustia, suplicando que la policía vaya a donde asesinaron a su hijo o hija. A padres que me narran llorando cómo llegó antes el Ejército al lugar de los hechos y de inmediato dijeron que dos balazos en la cabeza son símbolo de ejecución y que “muy probablemente” la víctima estaba metida en malos pasos.

No importa cuan corrupto sea un político, los hijos no merecen pagar por los delitos de sus padres. José Eduardo no es la excepción. Se equivocan quienes celebran su muerte como castigo a sus familiares, este país lo que necesita es justicia, no venganzas ni odio. Pero también necesita equidad jurídica. Moreira debería, como todo padre mexicano, esperar respetuosamente detrás del otro padre coahuilense a cuyo hijo asesinaron hace seis meses y a quien el procurador aun no recibe. Entonces si creeríamos que su hijo es otra víctima más de esta guerra. Y debería preguntarse ¿qué condiciones dejó él en el estado para que otros padres sufrieran lo que él experimenta hoy?

@lydiacachosi

 

 


HUEVOS LE FALTAN A RUBÉN MOREIRA

El 28 de marzo del año en curso se llevó a cabo la presentación del Informe Misión a México del Grupo de Trabajo de la ONU sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias, al que fuimos invitados por Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila FUNDEC. Al evento había sido también invitado Rubén Moreira, y este no asistió por un supuesto compromiso emergente en la Ciudad de México, pero mandó decirles a los familiares de 230 desaparecidos por boca de una representante que él mismo se sentará con el Congreso para sensibilizarlos con respecto a la urgencia de reformar profundamente a la ley… y bla bla blá.

Este señor de lo que carece es de vergüenza. Dejar plantadas a personas a quienes no sólo no se les han dado resultados, sino a quienes sistemáticamete se ofende cuando se pasa de la sospecha a la indiferencia de lo que pudieron haber sido los múltiples motivos por los cuales desaparecieron a miembros de su familia, es algo que nos pone a meditar sobre la calidad moral de un sujeto que se dice gobernante, pero nada más atina, como el avestruz, a esconder su cabeza bajo las toneladas del escombro de la impunidad toda vez que solapó la presencia de terroristas de la categoría de los Torres Charles en Coahuila, y más allá de eso, en su gobierno.

Razones para denunciar a ese alcahuete de la impunidad sobran y sobre todo después que no asiste a un compromiso inalienable para con gente necesitada de atención y de JUSTICIA, ya que han sido ellos mismos víctimas –también- de vejación y re-victimización, y ya que en Coahuila es más fácil y rápido legalizar un robo multimillonario al erario público –deuda de Moreira-, que modificar la tipificación a un delito que vulnera la vida y libertad de cientos de coahuilenses y de personas en tránsito.

Ante estas emergencias el Congreso de Coahuila entonces sí que se tarda y pone más lenta a la tortuga de la burocracia, olvidándose que es la Deuda Humana la que nos involucra a todos, porque somos susceptibles a padecer esta terrorífica situación de la que tal vez el sujeto que ‘gobierna’ Coahuila no tenga que preocuparse en definitiva, al vivir donde vive y viajar en los coches que viaja y con las escoltas que le acompañan.

HUEVOS le faltaron a Rubén Moreira aunque excusas había muchas, todas inadmisibles. No señor, si la prioridad está en su Estado y con la gente de su Estado. Esa gente que con el corazón abierto y desangrado exige paz para su espíritu y para el del familiar que implora ser encontrado vivo o muerto. Vaya Usted a ‘enarbolar a los arbolitos’ y procure sean de dinero porque por lo visto es lo único que a usted y a su parentela corrompida y coludida hasta el tuétano les interesa.


ESPERANZA CONTRA EL MOREIRAZO

La Tercera Asamblea Ciudadana convocada por los grupos Cocipe, Coah-ctivos, Indignados Coahuila y Ciudadanos por Coahuila nos deja, posterior a su realización, la certeza de que vamos por un camino sólido, en el cual estamos no solamente aprendiendo sino actuando en consecuencia; es decir, modificando y corrigiendo todos aquellos aspectos que en su esencia son perfectibles.

La participación activa de personas de todas las edades nos llena de convicción y certeza de triunfo. Un triunfo sustentado en la construcción de conciencia ciudadana y de participación. El tema del Moreirazo no es más que el núcleo por medio del cual partimos hacia la re estructuración de paradigmas sociales y de gobierno. La conciencia es un  crisol de novedades y solo se propaga mediante la acción, más allá del esbozo de sonrisas banas o de hipocresías. La verdad está en el ciudadano de a pie, lista para convertirse en bastión de voluntades que vemos sumadas en el transcurrir y discurrir.

Cuando reflexionamos en torno a la esperanza, es porque en definitiva la Unión confronta al abuso de poder con hechos y resultados, no solo con descalificaciones o chantajes bajo protesta de acusar lo contrario. En Coahuila los ciudadanos indignados  estamos verdaderamente cimentando lo que será un edificio firme y a prueba de 38 mil millones de ‘Moreiras’.

Sabemos que el camino es aún más largo que el hemisferio en el que sustentamos nuestro derecho a disentir de las acciones anti democráticas del sistema de partidos que tiene sumido al país entero en la oscuridad y la apatía. Sabemos también que en Coahuila la persistencia ciudadana es más grande que la corrupción de la mala casta gobernante, y sabemos que esta NO NOS REPRESENTA.


Dar vuelta a la página (de la deuda de Coahuila) | | Ciudad Posible

“Esta información es indispensable para dimensionar la situación financiera de un estado que apenas despierta de un sexenio de excesos y descontrol. Tras considerar amortizaciones de capital, intereses, comisiones, honorarios y penalizaciones, los coahuilenses pagaremos aproximadamente $61,800 millones de pesos por los $33,700 millones que nos prestaron. Es decir, al término de veinte años, habremos pagado $1.83 por cada peso refinanciado. Tan solo en el 2014, primer año después de vencido el periodo de gracia, Coahuila deberá dedicar un aproximado de $4300 millones de pesos al servicio de su deuda, monto superior al costo de todos los puentes y pasos a desnivel construidos en Saltillo durante el sexenio de Humberto Moreira…”

Dar vuelta a la página (de la deuda de Coahuila) | | Ciudad Posible.

vía Dar vuelta a la página (de la deuda de Coahuila) | | Ciudad Posible.

 

 


A %d blogueros les gusta esto: